¿Por qué los “cigarros electrónicos” no tienen nada que ver con los vaporizadores?

Encapuchado vapeando

Seguramente, en tu travesía por conocer más sobre el vapeo, has encontrado una gran cantidad de personas llamando “cigarrillos electrónicos” vaporizadores como si se tratara de un sinónimo. La verdad es que los llamados cigarrillos electrónicos, aquellos dispositivos desechables que tal vez has visto en una estación de servicio o tienda de conveniencia, no tienen mucho que ver con los vaporizadores salvo algunas piezas básicas.


Es por eso que nos sentimos en la necesidad de aclarar cuáles son las diferencias entre ambos artefactos y por qué los cigarrillos electrónicos no representan a la cultura ni los usuarios del vapeo en su mayoría. Veamos cuales son sus diferencias a grandes rasgos:


Cigarrillos Electrónicos (“eCigs”)

Llevan ese nombre porque fueron creados para imitar la apariencia de un cigarro tradicional. Estos están conformados por una configuración simple con piezas mínimas: usan una batería recargable o desechable, combinada con cartuchos de líquido desechables, lo que significa que no hay que llenar un tanque.

mujer acostada en la playa con un cigarro electrónico en el bolsillo


Cuando se activa presionando el botón de encendido en el dispositivo, o en algunos casos simplemente al inhalar, la batería calienta un elemento en el dispositivo llamado cartomizador. Este es un componente pequeño que contiene una resistencia de calentamiento envuelta en polyfill. La envoltura absorbe el e-liquid, que luego se calienta hasta que se convierte en vapor para la inhalación. Todo esto tiene lugar en unos pocos segundos.


Vaporizadores (o “dispositivos vapeadores”)

Utilizan un módulo recargable combinado con e-liquid intercambiable. A los vapeadores les gusta la amplia gama de opciones y la variedad de dispositivos y líquidos que este formato ofrece. Es más grande y tiene muchas más funciones que un cigarro electrónico, los vaporizadores también tienden a ofrecer una mayor duración de la batería.

vaporizador

A pesar de no ser lo mismo, un vaporizador funciona de una manera muy similar que un cigarrillo electrónico. Una batería recargable calienta una pequeña resistencia que a su vez vaporiza el liquido de vapeo en el dispositivo. Sin embargo, a diferencia de los cigarros electrónicos, la mayoría de los vaporizadores usan un tanque para mantener el liquido en lugar de un cartucho. A medida que el tanque se agota, o si deseas cambiar los sabores, simplemente agregas e-liquid adicional de tu sabor al tanque a través de un cartucho o estanque de líquido.

Como puedes ver, los cigarros electrónicos no cuentan ni con una vida útil ni con los modos de uso de un vaporizador. Ahora que conoces la diferencia, podrás evitar caer en un error tan común que mucha gente comete simplemente por no conocer la diferencia.

Nueva llamada a la acción

#VapearNoEsFumar