Desmienten estudio antivapeo de Stanton Glantz

Un estudio realizado por uno de los líderes del movimiento antitabaco, afirmaba que el cigarro electrónico podría producir graves problemas cardíacos. Sin embargo, fue duramente criticado por la comunidad científica internacional y meses más tarde la AHA retractó su publicación.

La American Heart Association (AHA) es una sociedad líder en temas de cardiología en Estados Unidos, por lo que sus publicaciones suelen tener gran repercusión a nivel mundial. En junio de 2019, justamente su principal órgano, el Journal de la American Heart Association (JAHA) <,publicó un estudio realizado por Stanton Glantz -investigador y uno de los líderes del movimiento antitabaco-, en contra de los cigarrillos electrónicos.

Dicho estudio llegaba a conclusiones tan tajantes como que los cigarrillos electrónicos suponían un riesgo igual al de los cigarrillos convencionales. Obviamente las personas que hacían las dos, arriesgaban aún más su salud y aumentaban la probabilidad de sufrir un infarto al miocardio.

Varios científicos y académicos notaron los puntos débiles de dicho estudio y salieron a plantear sus cuestionamientos. Por ejemplo, Brad Rodu -profesor de medicina e investigador del Centro de Cáncer James Graham Brown- destacó un punto no menor: muchos de los 38 pacientes que fueron analizados por el estudio también eran fumadores o lo habían sido. Entonces, ¿no son los cigarrillos tradicionales lo que los harían más propensos a sufrir ataques cardíacos?

Otros académicos de escuelas de salud pública de universidad como la de Nueva York, Yale, y el King's College de Londres, se unieron a Rodu para cuestionar a la AHA sobre la validez del estudio y obviamente la metodología usada para llegar a la principal conclusión. Asimismo, pusieron sobre la mesa que muchos de los infartos de miocardio de las personas estudiadas, habían ocurrido antes de que éstas siquiera hubieran probado los cigarrillos electrónicos.

Según estas imprecisas conclusiones, quienes veían el cigarrillo electrónico como una manera para abandonar el hábito de fumar cigarro convencional, debían descartar esta posibilidad. Grandes medios de comunicación como CNN y USA Today difundieron la noticia que alimentó un concepto nada confiable y que no solo no contaba con los argumentos necesarios para respaldarlo. sino que los datos habían sido descaradamente manipulados.

En síntesis, el estudio fue manejado y no se podía asegurar que el uso del cigarrillo electrónico causa ataques cardíacos, y menos aún, asignarlo como la causa de estos eventos.

Finalmente, luego de 8 meses de cuestionamiento, en febrero de 2020 la revista especializada admitió que el estudio se respaldó en datos imprecisos y que no contaba con información relevante para la investigación. Por lo tanto, concluyó que se trataba de un análisis “poco fiable” y retractó su publicación

Conclusión

No existen estudios confiables que puedan asegurar que el cigarrillo electrónico podría estar relacionado con infartos al miocardio.

En este estudio se mostraban varios casos de usuarios de cigarrillos electrónicos que habían sufrido infartos. Pero cuando la comunidad científica analizó los datos, muchos de ellos habían sufrido los infartos mucho antes de haber empezado a vapear.  Incluso años antes de haber conocido los vaporizadores.

Lamentablemente no se ha desmentido este estudio con la misma fuerza con que se publicó y hay medios que aún difunden esta información falsa, ya descartada por la comunidad científica internacional.

Te recomendamos que antes de hacer eco de estudios que incluso pueden ser difundidos por medios que parecen ser serios, te informes y verifiques la precisión de su análisis.

Nueva llamada a la acción

 

 

 

 

 

 

 

Topics: estudios