Conoce algunas de las indicaciones al proyecto de ley del vapeo

Además de ser prohibitivo en sus artículos, también cuenta con acotaciones que lo hacen aún más preocupante. A continuación, te contaremos por qué la comunidad vapera considera que esta propuesta atenta contra la libertad de los chilenos.


Tal como vimos en el blog ¿Ley de vapeo o ley antivapeo?, este proyecto contó con un plazo extremadamente corto para hacer indicaciones. Y como si esto no fuera poco, se venció justo el día 11 de septiembre, una fecha que por décadas ha sido compleja para el país.

En términos generales este proyecto de ley pretende igualar en todas sus formas el cigarrillo electrónico con el convencional. Es decir, establecer impuestos, prohibiciones, bloqueos de publicidad, etc. La realidad es que, de ser aprobado, implicará la prohibición del vapeo en Chile.

Por eso nos atrevemos a decir tajantemente que se trata de una ley mordaza y no solo debería preocupar a los vaperos, sino que a todos los chilenos. ¿Por qué? Porque , coarta nuestra libertad de expresión en todas sus formas, además del poder de elección sobre nuestra salud.

Prohibición de publicidad


Además de considerar la ley de vapeo como prácticamente una extensión de ley de tabaco, este proyecto busca eliminar toda forma de promoción, comunicación, recomendación, propaganda, información o acción con el efecto de promover el consumo de tabaco o un producto hecho con tabaco, el cigarrillo electrónico o el producto de tabaco calentado u otros similares incluyendo sus accesorios, partes o insumos. Una vez más, vemos que no se distingue diferencia alguna en cada uno de estos objetos.

Ahora, como accesorio, el proyecto de ley entiende todo elemento desarrollado con el fin de facilitar el consumo de productos de tabaco, cigarrillo electrónico, producto de tabaco calentado u otro similar. En esto incluye sistemas para permitir su consumo, así como los componentes individuales que permiten el funcionamiento o almacenamiento de estos elementos. Por lo tanto se consideran dispositivos calentadores, repuestos, cargadores de baterías, cápsulas, carcasas, entre otros.

De aprobarse la ley, esto significa que todo lo que pueda haber en una tienda de vapeo, va a sufrir las mismas consecuencias que el cigarrillo electrónico. Por ejemplo, un cargador de pila (que fuera de la tienda de vapeo va a seguir costando lo mismo), adentro tendrá un impuesto adicional igual al que tiene el cigarrillo. Lo mismo pasará con otros productos como el algodón, la glicerina, resistencia, etc.

Prohibición de exhibición de productos y precios


Este punto es claro: en una tienda de vapeo no podrán haber vitrinas, listas de precios, catálogos, etc. Como consecuencia las tiendas tendrán que estar en blanco, sin publicidad ni imágenes. En resumidas cuentas, esto terminará eliminando el negocio.

Se trata de una prohibición velada, pues acabará con la posibilidad de que alguna de estas tiendas sobreviva.

Prohibición de difundir que el cigarrillo electrónico reduce riesgos para la salud

Esta indicación prohíbe a las personas decir que el cigarrillo electrónico es menos dañino y menos que es una forma de salvar vidas (a pesar de que sabemos a ciencia cierta que es 95% menos dañino que el tabaco).

El escenario será el siguiente: el dueño de la tienda va a tener que estar sentado, callado, esperando que entre un usuario que sin ver nada pregunte por un producto, y no podrá decirle que el cigarrillo electrónico lo puede ayudar a dejar de fumar. Ni siquiera teniendo clara evidencia científica.

Lo preocupante es que con esta ley, tarde o temprano las tiendas cerrarían sus puertas y con ello vendría la aparición del mercado negro e informal. Esto pondría en peligro la salud de los usuarios, ya que no sabrán con certeza qué es lo que están comprando o simplemente van a volver a fumar.

Prohibición de influenciadores en redes sociales


Este es otro espacio más en el que se silencia a los vapeadores. Nunca se había visto en otro país en que las leyes dijeran que es ilegal ser influencer o tener un canal que hablara de un tema en específico.

Además de no dejar que la comunidad vapee libremente, nadie podrá contar verdades aunque éstas se fundamenten con la ciencia.

Esto es un atentado directo a libertad de expresión, pero si lo vemos más a fondo, es un intento por censurar incluso los resultados de la ciencia internacional.

Prohibición de saborizantes o aromatizantes (cualquiera que de un sabor distinto al sabor del tabaco)


Otra de las indicaciones al proyecto de ley es prohibir aromas y sabores. Supuestamente porque estos atraerían a menores de edad. Lo curioso es que nunca se ha dicho que los saborizantes en bebidas alcohólicas promueven que empiecen a tomar.

Entonces, ¿a los adultos no nos gustan los sabores?

Los saborizantes han demostrado ser extremadamente importantes en el proceso de dejar de fumar. De hecho, una encuesta realizada a personas que trataban de dejar de fumar vapeando, arrojó que la preferencia de sabores era la siguiente:

  1. Frutales
  2. Mentolados
  3. Postres
  4. Tabaco

De esto se desprende claramente que las personas que están dejando de fumar prefieren sabores diferentes al tabaco.

Además, otros estudios señalan que los pocos jóvenes que están vapeando, lo hacen motivados por curiosidad y no por el gusto u olor del vapor.

Conclusión


Más allá del vapeo, ¿estamos dispuestos a que nuestra libertad se acabe? ¿A que nuestra capacidad de expresarnos se acabe de un día para otro? Y aunque muchos miembros de la comunidad vapera sigan pensando en las luchas individuales, debemos unirnos.

Tal como vimos en la prohibición de influenciadores en redes sociales, es posible que muchas cuentas sean canceladas. Recordemos que las políticas de estas plataformas establecen que si un usuario está incumpliendo las leyes de su país, también está incumpliendo las leyes de la red social.

En Latinoamérica, donde se da la mayor cantidad de muertes relacionadas con el tabaquismo, es importante que estemos conscientes que el vapeo es la única herramienta que tiene la potencialidad de eliminar la epidemia que es el tabaquismo. La reducción de daños es un derecho humano. La persona que quiere dejar de fumar merece tener un método que lo ayude y que sea mucho menos dañino.

 

Topics: Chile, proyecto de ley