Cómo limpiar fácil y rápido mi vaporizador

Mantener tu vaporizador limpio, también permitirá que alargues su vida útil. Aquí te mostramos algunos consejos simples para que puedas conservarlo impecable el máximo tiempo posible.

Por muy bueno que sea tu vaporizador, la necesidad de limpiarlo llegará (más temprano que tarde). En algún minuto, los residuos anteriores impedirán que disfrutes de todo el potencial de tu dispositivo. Ya te contamos algunos tips para saber en qué fijarse al buscar los mejores vaporizadores. Ahora, lo importante es que le entregues los cuidados necesarios para que no se estropee.

Entonces, ¿qué debes hacer para mantenerlo en óptimas condiciones?

Cómo limpiar fácil y rápido mi vaporizador

Limpiarlo frecuentemente

Aunque puede parecer una tarea tediosa, esta evitará que tengas que sentarte a dedicarle un largo tiempo a quitarle los residuos. Así los restos del día anterior, no alterarán el sabor de lo que vapeas en ese momento. Podrás sentir la potencia y gusto de tus líquidos. La acumulación de residuos provocará que tengas que exigirle más a este artículo, por lo que poco a poco irás arruinándolo.

Recuerda que normalmente los líquidos que son más oscuros suelen ensuciar más las resistencias. ¿Las consecuencias? No sentirás bien el sabor, generarás menos vapor, e incluso puedes sentir un gusto a quemado.

Sacar el tanque y sus piezas

Según la página web Vapo.es, es fundamental sacar el tanque, desmontarlo y quitar la resistencia. Si es primera vez que lo haces, te recomendamos tomarte tu tiempo. La idea es que recuerdes en donde va cada pieza. Este es el primer acercamiento que tendrás con tu dispositivo, así que es una buena práctica para que conozcas cómo está armado.

Para tanques que no tienen tanto uso, el agua caliente puede ser suficiente. Cada una de las piezas deben pasar por debajo del chorro de agua. Ahora, si dejaste pasar mucho tiempo, es mejor que juntes agua caliente en un recipiente y dejes las piezas remojar hasta que el agua vuelva a estar fría. Por último, deja que a cada pieza les corra el agua de la llave.

En ambos casos, debes secar cuidadosamente cada parte con una servilleta y luego asegurarte de que no queden húmedas.

Recuerda limpiar el área de contacto entre el atomizador y el cigarrillo electrónico.

Usar alcohol etílico no desnaturalizado, vodka u otros

El proceso es relativamente similar al anterior. La diferencias es que dentro del recipiente vertemos este tipo de alcohol. Ahí se deja reposar entre una o dos horas. El secado, también lo debes hacer cuidadosamente con una servilleta o papel.

Estos son los métodos más conocidos, pero algunos vapeadores también usan Bicarbonato de Sodio, vinagre o incluso vodka. Independiente de la sustancia que uses, siempre debes aclarar con agua.

Cuidar las resistencias

Si se trata de resistencias comerciales, te recomendamos no intervenirlas y si sientes que tienen sabor a quemado es hora de reemplazarlas. Ahora, si son reparables, aquellas que se fabrican con hilo resistivo, herramientas y que le ponemos algodón (para montar en los RDA, RTA o RDTA), en caso de que estén sucias, te recomendamos no limpiarlas con el proceso de dry burn. Esto puede generar cambios estructurales en la resistencia que podrían llegar a ser negativos para tu salud.

Nota: Dry burn es el proceso de quitar el algodón, calentar la resistencia hasta que se elimine el residuo dejado por el líquido, enfriar y luego poner un nuevo algodón.

Conclusión

Con estos pasos podrás limpiar fácil y rápido tu vaporizador. Recuerda que estos cuidados pueden ayudar a alargar su vida útil y que, a la vez, puedas disfrutar mejor los sabores de tu líquido.

Nueva llamada a la acción

 

 

 

 

Topics: vapear no es fumar