4 datos que contradicen la idea de que vapear es malo

¿Empezaste a vapear o piensas hacerlo pronto? Entonces es muy posible que estés teniendo dudas al ver todas las noticias que han vinculado al vapeo con enfermedades respiratorias que incluso han provocado la muerte a algunos usuarios en los EE.UU.


La verdad es que si vapeas con responsabilidad y consumes productos legales, esto no te sucederá ya que esos casos se vincularon a productos de contrabando, adulterados. Además, en su fabricación se incluyeron elementos químicos muy nocivos que no existen en los productos legales.

De todas maneras, es muy razonable que busques evidencia científica al respecto de la seguridad del vapeo, por lo que hemos recopilado 5 datos esenciales que demuestran la seguridad del vaping. Eso sí, siempre y cuando se trate de productos legales.

1. La nicotina no produce cáncer

 

Muchos de los químicos que causan cáncer se producen por aspirar humo, sea proveniente de la combustión del tabaco o de cualquier otra combustión. Si eres fumador, optar por vapear reducirá en gran medida tu riesgo de contraer cáncer, pues obtendrás la nicotina, que no causa cáncer, sin tener que aspirar humo.

Hay algunas toxinas en el vapor, pero están en niveles que son poco probables que causen daño.

2. Vapear con productos legales no genera enfermedades pulmonares como las de EE.UU.

 

A menudo se desconoce la seguridad de muchos de los productos químicos en los cartuchos de vapeo. Los fabricantes legales deben registrar sus productos en la FDA, la agencia del gobierno de los Estados Unidos, responsable de la regulación de alimentos, medicamentos, cosméticos y productos biológicos. En los otros países donde se distribuyen, deben declarar esta mercancía a autoridades similares, incluyendo una lista detallada de ingredientes y la mayoría de los productos químicos generalmente son considerados seguros para el consumo, incluidos el propilenglicol y glicerol vegetal.

 

vapear con productos legales

3. No existe el “vapeador pasivo” a diferencia de los cigarrillos

 

No existe un “vapor de segunda mano", como ocurre con el “humo de segunda mano” de los cigarrillos, pues no hay una emisión constante de vapor del dispositivo y porque al inhalar y exhalar el vapor las sustancias que quedan en el aire y podrían ser aspiradas por terceros son casi inexistentes, por lo que vapear de manera “pasiva” no existe realmente.

4. El vapeo es 95% más seguro que fumar cigarrillos

Public Health England (PHE) ha afirmado que los dispositivos de vapeo son un 95 por ciento más seguros que el fumar cigarrillos, pero menos de la mitad de los fumadores está consciente sobre este hecho.

Para demostrar que el vapear es mucho más saludable que fumar, PHE lanzó un video que demuestra cómo el alquitrán y otros componentes tóxicos presentes en el humo del cigarrillo se alojan en los pulmones de un fumador promedio, lo que no ocurre con el vapeo, precisamente, por no haber combustión ni humo en el vapor que se aspira.

 

Nueva llamada a la acción