3 tips si quieres cambiar el humo cigarrillo por el vapor

No es un salto fácil, pero bien vale la pena. Si crees que el desafío puede ser demasiado exigente, revisa estos tips que te pueden acompañar en tu desafío por dejar de ser un fumador. 

Nadie dijo que sería fácil. Pero tampoco nadie dijo que sería imposible, porque no lo es. Si estás pensando en cambiar el vapor el humo del cigarro, debes saber algunos datos y tips para hacerte esta tarea más amigable. 

Decidir si quieres hacer un cambio gradual o repentino

Dejar el hábito de fumar cigarrillo tiene mucho de voluntad, pero también hay dependencia física. Por eso todo dependerá de cada organismo. Hay personas que pueden abandonarlo de un día para otro, pero hay a quienes les cuesta mucho. 

Lo importante es que si quieres hacer un cambio gradual, el vaporizador puede ser un gran aliado. Y si vas a tomar la decisión de abandonar la nicotina de golpe, el vaporizador también puede ser una gran solución para manejar el síndrome de abstinencia, del que ya hablamos. 

En el primer caso, puedes regular la cantidad de nicotina que quieres obtener de tu vapeador. Y así ir bajando las cantidades lentamente. 

Ahora, si se trata de dar un cambio brusco y dejar la nicotina de un momento a otro, es probable que extrañes la sensación de humo en la garganta, el vapor, la instancia, etc. En esos casos, puedes comprar líquidos sin este componente y calmar un poco la ansiedad. 

De hecho, un estudio realizado por la Universidad de Oxford  y publicado en Annals of Internal Medicine postuló que quienes bajan la cantidad de cigarrillos diarios de manera lenta, tienen menos probabilidades de dejar de fumar que aquellas personas que lo hacen de la noche a la mañana.

Informarte sobre los beneficios que tiene vapear sobre fumar

Para los momentos de flaqueza, puede ser clave tener a mano un listado con los beneficios del vapeo. Repasarlos y recordarlos puede ser una excelente técnica que te de ese impulso necesario para hacer definitivamente un cambio de hábito. 

En el blog “Qué tanto mejor es vapear que fumar” puedes revisar algunos puntos de ventaja. Por ejemplo, se explica que al quemar tabaco, la combustión genera la formación de productos químicos nocivos para el organismo. 

Practicar deporte

¿Recuerdas esa sensación de ahogo que genera cigarrillo? El vaporizador no tiene los esos efectos. Entonces aprovecha la oportunidad y reencuéntrate (o descubre) con tu lado deportista. 

Probablemente muchas de las actividades físicas que hacías como fumador, te dejaban sin aire, agotado y tu desempeño era bajo. Aprovecha de poner a prueba tu cuerpo. Lo más probable es que le agarres el gustito a estar más saludable y activo. 

Conclusión 

Cambiar el vapor por el humo del cigarrillo puede ser una transición más amable de lo que crees. Estos tips te pueden ayudar en una misión que sólo traerá beneficios para tu salud. 

 

Topics: vapear no es fumar